DESCARGA LA GUÍA GRATIS "LOS 5 PASOS DE LA MENTALIDAD EMPRESARIA"

ACCEDE
SOBRE ALUMBRALAB MENTORING PRODUCTOS REGALOS TESTIMONIOS BLOG LIBRO LOGIN Login

Dejá de perder tiempo persiguiendo “lo perfecto”

Jul 11, 2022

Dejá de perder tiempo persiguiendo “lo perfecto”

Empezar un proyecto es la parte más fácil. Por eso, en esta etapa, surge nuestro lado más entusiasta y creativo.

Esto sucede porque, al comenzar un proyecto, todo depende de nosotros. Ejemplo: Si nos proponemos armar nuestra web, planificamos cómo vamos a hacerlo, invertimos dinero y nos sentimos productivos. Manejamos cada una de esas variables. 

Pero un día llega el fin de la etapa de planificación. Lanzás tu producto o servicio al mundo. Acá aparece la mirada de los otros y sus expectativas, algo que no podés controlar. Sentís que juzgan, aprueban o desapruebas tus decisiones. Empezás a darle importancia y peso a si les gusta tu web o si dan like a tus publicaciones en redes sociales. 

Sin embargo, el juicio de los demás y la duda en vos mismo son parte del camino que tenés que recorrer para hacer realidad el proyecto en el cual venís invirtiendo tiempo, energía y dinero. Es fundamental que seas consciente de esto y lo recuerdes.

Lidiar con la duda, es parte de un proceso y nos sucede a todos. Por ejemplo, los artistas, creadores, empresarios, atletas, incluso padres o uno mismo siendo hijo. De cualquier modo, quiero dejar en claro que “aunque sea parte de un proceso”, no significa que si o si tenemos que pasar por ahí para lograr nuestros objetivos. 

 

Plantar una semilla

"Cuando plantamos una semilla de rosa en la tierra, nos damos cuenta de que es pequeña, pero no la criticamos como ‘sin raíz y sin tallo’. La tratamos como una semilla, dándole el agua que necesita. Cuando brota por primera vez de la tierra, no la condenamos como inmadura y poco desarrollada. Tampoco criticamos los brotes por no estar abiertos cuando aparecen. Nos quedamos maravillados ante el proceso que tiene lugar y damos a la planta los cuidados que necesita en cada etapa de su desarrollo. La rosa es una rosa desde que es una semilla hasta que muere. Dentro de ella, en todo momento, contiene todo su potencial. Parece estar constantemente en proceso de cambio. Sin embargo, en cada estado, en cada momento, está perfectamente bien como está".

Timothy Gallwey - “The Inner Game of Tennis”

La ambición y la satisfacción no son opuestas, pero a veces cometemos el error de creer que son incompatibles.

Escuchamos demasiadas voces. Por un lado, los expertos nos dicen que debemos estar atentos, centrados en el presente, y contentos con nuestra vida. Sin pensar en los resultados. Por otro lado, los entrenadores y los campeones nos dicen que las personas de éxito superan a todos los demás y que nunca debemos conformarnos. 

En ambas, hay una mirada externa. ¿Vos qué creés? ¿Será posible estar satisfecho y ser ambicioso?

La semilla de la rosa nunca deja de crecer. Está espléndida en cada momento. Busca, a su ritmo, llegar al siguiente nivel. Cada día avanza y, al mismo tiempo, es como debe ser.

 

El éxito está lleno de dudas y prejuicios, ¿es siempre así?

Antes dijimos que dudar de uno mismo no es el único camino posible hacia nuestras metas. Para descubrir nuevas formas de afrontar nuestros proyectos, es importante reflexionar sobre: ¿Hay que estar descontentos con nuestro trabajo para descubrir el impulso y mejorar? ¿Es necesario juzgarnos a nosotros mismos para ser mejores?

Coincido con James Clear cuando nos dice: 

  •     La práctica constante es lo que te hace mejorar.
  •     Repetir una y otra vez es lo que te hace mejorar.
  •     Enamorarse de esa repetición es lo que te hace mejorar.

Por supuesto, estas tareas son más fáciles de decir que de hacer. James Clear nos recomienda que, cuando caemos en la trampa de juzgar nuestro trabajo, usemos su estrategia para retomar el camino: recordar que cada resultado es simplemente un punto en el espacio de las repeticiones.

Acá te dejo algunos ejemplos...

La escritura: En este caso, las repeticiones podrían ser "número de artículos publicados"

  •     El punto A es conseguir tus primeros 1.000 lectores.
  •     El punto B es conseguir un contrato para un libro.
  •     El punto C es hablar de tu trabajo a nivel internacional.

Emprendimiento: En este caso, las repeticiones podrían ser "cantidad de ventas"

  •     El punto A es ganar $10.000.
  •     El punto B gana $100.000.
  •     El punto C está ganando $1.000.000.

Levantar pesas: En este caso, las repeticiones podrían ser "repeticiones de sentadillas"

  •     El punto A hace sentadillas de 10 kg.
  •     El punto B es hacer cuclillas con 25 kg.
  •     El punto C es sentarse en cuclillas con 50 kg.

 

Todos los resultados que podés conseguir son simplemente un punto en el espectro de las repeticiones y el tiempo. El número de repeticiones que necesitás para alcanzar un objetivo concreto depende de tus circunstancias, tus experiencias, tu formación, entre otros factores. El espectro de repeticiones de cada persona es único: tu espectro es diferente al mío.

Es importante darse cuenta de que el hecho de que vos te encuentres en el punto A y alguien más esté en el punto C no significa que estés haciendo un mal trabajo. No existe trabajo malo ni trabajo bueno. Al igual que no existe una semilla de rosa que sea un mal rosa. 

Soltá el deseo de definirte como bueno o malo. Si aún no alcanzaste un punto concreto, no deberías juzgarte por eso. Hacer que el tiempo pase más rápido, es imposible. Lo único que podés controlar es el siguiente paso, la próxima repetición.

*Adaptado de un artículo de James Clear

CONTÁCTANOS


Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal

@alumbralab

ALL RIGHTS RESERVED.

Close