DESCARGA LA GUÍA GRATIS "LOS 5 PASOS DE LA MENTALIDAD EMPRESARIA"

ACCEDE
SOBRE ALUMBRALAB MENTORING PRODUCTOS REGALOS TESTIMONIOS BLOG LIBRO LOGIN Login

¿Qué significa ser autoempleado? Las (enormes) diferencias con ser empresario.

Jan 04, 2021

¿Qué significa ser autoempleado? Las (enormes) diferencias con ser empresario.

Podrás pensar que es solo una palabra. Pero es una palabra que define tus comportamientos dentro de tu negocio y, por lo tanto, los resultados que estás obteniendo. Si sos un autoempleado consciente de ello y feliz de serlo, está perfecto.

 

El problema surge cuando nuestras expectativas son las de un empresario, con un gran negocio que está de manera casi constante pasando al siguiente nivel, pero nos comportamos como autoempleados. Esa incoherencia entre el proyectar, pensar y el accionar, solo trae frustraciones.

 

De aquí la importancia de conocer exactamente a qué nos referimos con cada uno de estos términos. Así soñaremos y actuaremos en consecuencia para atraer los resultados que deseamos.

 

Pero primero, te comparto cómo fue mi evolución en este tema.

 

A lo largo de mi vida profesional, pasé por dos estadíos diferentes (que podrían haber sido tres, pero gracias a conocer cada rol pude elegir en cuál me quería posicionar).

 

El primero fue cuando salí de la facultad y empecé a trabajar en relación de dependencia.  La verdad es que, reflexionando, veo que esos trabajos me generaron muchos aprendizajes que me sirvieron luego para desarrollar mi propio negocio. Pero en ese entonces, cada mes veía que los ingresos que tenía estaban limitados por mi sueldo. Para aumentarlos, mi única opción era hablar con mi jefe de aquel momento, lo cual me incomodaba. También me incomodaba tener pocas vacaciones y tener que negociar cuándo las tomaba.

 

Hubo un momento, en mi caso fue cuando nació mi hija, en que sentía que si bien el trabajo me daba muchísima seguridad, la falta de libertad me agobiaba. Tuve la suerte de poder renunciar y comencé a actuar de la forma que había visto actuar a los líderes de las empresas de las que fui parte. Así me convertí en líder empresaria.  

 

En ese momento, empecé a pensar un proyecto que tenía que ver con exportar mermeladas orgánicas a USA. Para poder hacerlo, no podía hacerlo sola. Las horas del día no eran suficientes para lograr todos los acuerdos, certificaciones y expertise en exportar que necesitaba. Pero muy rápido conseguí financiamiento para formar un equipo de trabajo.  

 

Estaba pensando como empresaria.  Busqué crear un sistema, una forma replicable, un proceso para pasar de frutas finas de la Patagonia a mermeladas envasadas en la góndola de un supermercado en USA. Yo no tocaba la fruta, ni hacía el dulce, sino que había creado una cadena de valor para lograrlo. Si bien yo trabajaba a diario (y mucho) en la empresa, al año de trabajar, podría haber delegado mis tareas en un gerente e inclusive vender la empresa.

 

Pero, al renunciar a la empresa donde trabajaba, en lugar de convertirme en empresaria, también podría haber pasado a ser autoempleada. Esto no es bueno ni malo, sino que desde mi mirada es bueno tenerlo en claro para saber hacia dónde direccionar nuestros esfuerzos y saber de antemano cuáles son los resultados que vamos a conseguir según el lugar donde elegimos posicionarnos. Son roles diferentes que traen resultados diferentes. Entonces te preguntarás…

 

¿Cuál es la diferencia entre ser autoempleado y empresario?

 

Cuando somos autoempleados

  • Creamos un puesto de trabajo, como si fuera el de una empresa, pero de manera independiente con tus horarios y tus propias reglas.
  • Todo o casi todo depende de nosotros: postear en las redes, dar turnos, facturar, despachar, fabricar… Es decir, todas las tareas que tienen que hacerse para que nuestro proyecto para que funcione.
  • Con ese trabajo, cobrando por nuestro tiempo, nos pagamos un sueldo. Mientras más horas trabajamos, más dinero conseguimos. Pero cuando trabajamos menos, los ingresos bajan.
  • Gran debilidad: si nos enfermamos o salimos de vacaciones, o bien tenemos que trabajar igual, o bien nuestros ingresos se frenan.
  • Tenemos más libertad que en la relación de dependencia.
  • Nuestros ingresos tienen un límite que somos nosotros mismos y el tiempo físico del que disponemos para dedicarle al negocio (y energía física y mental).

 

En cambio, cuando somos empresarios

  • Trabajamos con un equipo, al que le pagamos honorarios o un sueldo, que colabora para que nosotros nos dediquemos a las tareas que aportan mayor valor.
  • Trabajamos para crear un sistema que, cuando todos los engranajes están en su lugar y bien aceitados, depende solo en pequeña medida de nuestro tiempo para que siga funcionando.
  • Nos pagamos un sueldo, pero también obtenemos las ganancias. Además, nuestros ingresos no están atados a nuestro tiempo. Si el empresario se enferma o se va de vacaciones, sigue ingresando dinero porque cada persona ya sabe lo que tiene que hacer y cómo tiene que hacerlo.
  • Podemos salir de vacaciones tranquilos de que si el sistema está bien montado, todo seguirá funcionando y generando dinero mientras no estamos.
  • Tenemos más libertad que en relación de dependencia y que como autoempleados.
  • Nuestros ingresos son escalables, es decir, no tienen tope porque existe la posibilidad de contratar y capacitar más colaboradores para abastecer a la creciente demanda de productos o servicios. 



Tal vez, al leer las diferencias, te estás dando cuenta que aspiras a disfrutar de los beneficios de un empresario, pero estás actuando como un autoempleado. Entonces te estás preguntando… ¿Se puede pasar de autoempleado a empresario?

 

¡Claro que sí! Con un plan todo se puede. No puedo prometerte que será rápido ni fácil. Requiere de, como ya vimos en artículos anteriores, un cambio de mentalidad y de prioridades, entre otras cuestiones. Pero se puede y cuando estés disfrutando de los beneficios de los que siempre soñaste disfrutar cuando renunciaste a tu trabajo, el esfuerzo habrá valido la pena.

 

¿Dónde estás parado hoy?  ¿Es dónde querés estar?  ¿Quisieras ayuda para desarrollar tu mirada empresaria?  Nuestro curso "Diseño mi Emprendimiento" es la clave para desarrollar un emprendimiento desde la mirada empresaria. Te invito a conocerlo.

Ser empresario es vivir unos pocos años de tu vida como nadie quiere, de tal forma que puedas disfrutar del resto de tu vida como nadie puede.

 

 

CONTÁCTANOS


Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal Liquid error: internal

@alumbralab

ALL RIGHTS RESERVED.

Close